lunes, 4 de julio de 2011

Del porque hay humo



Yo fumo mucho, creo que es un vicio,
a ratos también intento escribir,
dicen que es peligroso
escribir, pero yo no me lo creo,
con dos vocales y tres consonantes
su nombre digo sin pena,

un cuerpo maduro eso si es peligro,
en ese dulce abismo
no es necesario fumar ni escribir,
y como una locomotora loca
soplo humo en cada esquina,
callándome en la punta
del tacto de sus húmedas caderas,
que bueno es compartir
un cigarro después de tanto beso.

Seamos claros, follando ni fumar
ni escribir, aunque a veces,
de tanta mecánica cama-sutra,
es de aburrirse más
que en una retorica tertuliana,
y un pitillo ayuda a pasar el tiempo.

Pero yo fumo mucho,
debe ser una ausencia,
qué remedio queda si no escribir
y toser las señales del comanche
en la alcoba del beso.

Así estamos, tropezando en las letras
de tanta humareda y tan poca teta.

2 comentarios:

Lore dijo...

Claro, si que eres...pero que poco
optimismo, y es que tienes todos los boletos para llegar a ese estado.
Dale la vuelta, porque aunque sean solo letras...y buenas letras por cierto,nos entristecemos contigo.

Besitos.

Respirando entre palabras. dijo...

Hay que fumar menos Amadeus... ;)
Tus letras continúan gustándome a pesar del humo.
Besoss