miércoles, 13 de julio de 2011

De la radicalidad

 
"El hombre es la naturaleza
que toma conciencia de sí misma"
Elisée Reclus

Accionando las sirenas
de urgencia de un Twitter,
la utopía se fue de veraneo
espantada por el uniforme
de un capitán de bomberos,

en septiembre
volverá el futuro bronceado
con índice de protección
cinco y dieta de radical libre,

los revolucionarios de salón
hundirán las puertas abiertas,
preocupados por el copyright
de los versos apolillados.

En las trincheras doradas
los anacoretas polifónicos
ya tienen sabor
a Cristal Roederer,

y el diablo ríe, ríe a carcajadas
mientras me masturbo a la faz
de esta realidad esterilizada,

yo os regalo el semen quebrado
en la tangente
de vuestro mundo de eunucos.

Si no os gusta
puedo cambiar de tercio,
tengo calcomanías de Max Stirner,
un anagrama de árida pasión,
y dos Chupa Chups.

4 comentarios:

Respirando entre palabras. dijo...

Cambio de tercio poeta, mietras me llevo este.
Be-SI-tos.

Leonel Licea dijo...

Inicio diciéndote que me gusta cuando se dan puños a las mesas y a los muros y se manifiesta contra tabúes, dogmas , derechos mutilados, etc, etc, etc. Y a pesar de esa rabia no tan contenida, me has hecho sonreír con tus versos, pero una sonrisa acompañada de una reflexión:
No es que a furia de criticar, los revolucionarios de salòn hayan perdido en algún modo, la verdadera razón de tanta revolución?
Son dudas que me quedan siempre, yo, voy por la libertad del individuo de expresar sus ideas, gusten o no, sin que cambien tercio.
Un abrazo, José.
Leo

Un abrazo.

José María Alloza dijo...

Be-SI-tos :-)

José María Alloza dijo...

Amigo Leo, no sé qué decirte, recordé una cita de R. Char :
« La parole dépourvue de sens annonce toujours un bouleversement prochain »
(La palabra privada de sentido siempre anuncia un próximo cambio radical)

Un abrazo.