lunes, 8 de agosto de 2011

La única palabra


La única palabra no tiene tacto, tic y tac. Siempre he tenido muchos pájaros en la cabeza, y demasiada sensatez. Sin embargo Dios sabe que hubiese matado por Ti, tic, tac, y aún, ¿tanto hemos cambiado? -Si necesito un analista, me compraré una pistola- Yo me entiendo. 
Existen letras que silban como el viento que hiela las lágrimas. Lagrimas de ninguna parte, tic tac, tic tac. La luz brilla un instante, tic, tac, después llega la noche, negra, tic, tac, la noche, y nada. 
La única palabra no tiene tacto. 
Los perros orinan hacia las estrellas, y después vuelven a sus casetas guardaespaldas. Todo en orden mi Capitán, no se enteran de nada. 
Los ratones verdes bailan en la podredumbre, húmeda de flores marchitas y huesos quebrados. Con los ojos fabrican collares y con la piel sombreros transparentes. El semen se regala en la boca de eclipses centelleantes. La noche es la noche y el día también. La última palabra no tiene tacto.

5 comentarios:

Blanca dijo...

EXCELENTE !!

Beso UNO. Con Tacto y pensando. *)

mjromero dijo...

Qué bueno.

Yolanda dijo...

TIC TAC, TIC TAC...

Leonel Licea dijo...

Tienes razón, las ultimas palabras, casi nunca tienen tacto como no tiene tacto el tictac del reloj, cuando deja su sonido a remarcar la desesperación de un tiempo que no se detiene.
Abrazo.
Leo

ONUBIUS dijo...

Vaya...cabeza,estrellas...hoy la similitud pareciera provocada, enjambre de suposiciones o tal vez contradicciones, en realidad una continua lucha centelleante...

Abrazzzusss

PD:
Agradecido, un placer dejarse llevar por tus letras en primera persona.