lunes, 22 de agosto de 2011

Cadavre exquis N°10


El ridículo de las entrañas nos salva de la extraña filantropía.