miércoles, 31 de agosto de 2011

Intermezzo de la Virgen del Loreto

El intermezzo es un salvaje a su antojo, un bárbaro urbano, brota en el movimiento dialéctico que desvela la inconsistencia del idealismo poético. ¿Cuántos versos de amor valen realmente la muerte de un árbol? El intermezzo es todo y su contrario, y también sexo. Es un por qué no y un porque si. Ayer saltó el toro al ruedo y había olvidado el capote en el maletero. Siempre deberíamos llevar un capote en el bolsillo, la pistola “ça va de soi”. No hay buenos ni malos y follar es bueno, el amor una complicación. La belleza ya no tiene nombre, ni se reconoce. No importa que fueras, no eres si hablas el mismo idioma. Todo es complicidad, botox y corrector de cutis fotográfico. Frente al mundo espectacular necesitamos un idioma desarticulado.