martes, 23 de agosto de 2011

Intermezzo

Aquel beso, aquel único beso, nunca te lo he dicho, fue como un primer beso. Como el primero de todos, como el primer beso de un adolescente, desamparado y feliz. Es una sensación tan extraña, recordar otras bocas y pensar, sentir, en ese instante, que nunca había besado. Solo fuera por eso, valía la pena. 

7 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Ves?...

La poesía es también una manera de amar el mundo.

Masbesos

Lore dijo...

Ese es el mejor de los besos,el que se recuerda por encima de todos los que hemos dado y hace olvidar cualquier otra sensación. Valió la pena José María.

Pero yo creo que el mejor de los besos, es el que está por darse, ese ha de ser el mejor. ¿No lo has pensado?

Besitos.

Mágicas Noches dijo...

Coincido con Loren, el que stá por llegar aunque el primero jamás se olvida.

Besos entre susurros

Leonel Licea dijo...

Cierto que vale la pena...nada como un beso que sabe como el primero.
Un abrazo, José
Leo

José María Alloza dijo...

La gente Soco, la gente, el mundo ni sabemos lo que es realmente...
Besos

José María Alloza dijo...

Chicas, Lore y CB, tal vez me equivoque, ojala, pero este pirata tiene el cuero demasiado curtido, como para poder pensar que estás cosas pueden repetirse. Repetirse verdaderamente, la ilusión es otra cosa.
Besos multiplicados a repartir.

José María Alloza dijo...

Más que el primero, o el último, querido Leo, parece que fuera el único verdadero. Lo cual, dado las circunstancias que no vienen a cuento, parece totalmente surrealista.
Un abrazo.