sábado, 12 de marzo de 2011

Metamorfosis.


Vivimos olvidando nuestras metamorfosis
El día es perezoso pero la noche activa
El día un tazón de aire y la noche lo filtra
Y lo usa y no deja polvo sobre nosotros


Pero este eco que rueda a lo largo del día
Eco fuera del tiempo de angustia o de caricias
Seco encadenamiento de los mundos insípidos
Y mundos sensibles cuyo sol es doble


Estamos cerca o lejos de la conciencia nuestra
Donde están nuestros límites y raíces y fin


Pero el largo placer de las metamorfosis
Esqueletos irguiéndose en los muros pudriéndose
Las citas dadas a las formas insensatas
A la carne ingeniosa a los ciegos videntes


Las citas dadas por el frente al perfil
Por el sufrimiento a la salud por la luz
A la selva por la montaña al valle
Por la mina a la flor y por la perla al sol


Estamos cuerpo a cuerpo a ras de tierra estamos
Nacemos dondequiera no conocemos límites
Paul Eluard

4 comentarios:

Respirando entre palabras. dijo...

Volviste con todo...superado de todo también?
Todo cambia, todo se transforma Amadeus...
Besos

Michel Martínez Deb dijo...

Qu bueno es tener de vuelta tu blog ... estamos esperando .... Michel

www.micheldeb.tk

www.lamalapoesia.tk

Cristofer dijo...

Y las letra fluyen cuando uno menos lo espera...
Traen la vida del subconsciente a la conciencia y de deshaces en el deslizamiento de la pluma...

Saludos José Maria.
Un gusto volver a leerte.

Cristofer.

Anna Calero dijo...

"nacemos dondequiera, no conocemos límites", me gusta, es una buena frase para emprender cada día, nuevo, amplio..

gracias blau