domingo, 10 de abril de 2011

Andrómeda.


Suavidad de los dedos,
tal vez Medusa,
mudé en titán de piedra.

5 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Sucede muchas veces, la mayoría, aunque sea fugaz... Pero para hacerlo perdurable está este haiku

Marián dijo...

Lo conciso...casi un suspiro y un silencio...
decir tanto si decir apenas....
Un beso, José María.

El magnetista dijo...

La sensualidad es la medusa de los cuerpos...

abrazos

María Socorro Luis dijo...

Y que los dioses te inspiren.

Más abrazos.

Leonel Licea dijo...

Quisiera poder resumir en pocos versos lo que tengo que decir, así como has logrado tú, pero últimamente no puedo, por eso disfruto doble cuando encuentro un poema como el tuyo, de intensa brevedad.
Un abrazo.
Leo